Campaign & Visual Merchandising

Cuando hablamos de moda pensamos que es algo banal, pero no pensamos que es el algo determinante, que las prendas son las que nos definen, las que cuentan quienes somos, que hacemos y que nos gusta.

Hace unos días estaba viendo las noticias y vi un mitin de Keiko en Arequipa, vestida de la típica cala, a lo que inmediatamente relacione que cada vez que veo una noticia de un mitín de Keiko, está vestida típicamente según la región que visite.

Me imagino que Roberto Izurieta, consultor Ecuatoriano de Keiko, experto en comunicación política, que asesoró al ex presidente Alejandro Toledo como al ex presidente Ecuatoriano Jamil Mahuad u otro consultor cercano, le dijo que vistiera así, tal vez a Keiko no le guste dichas vestimentas, tal vez sí, tal vez es raro verla vestida así con rasgos marcados orientales; pero lo que no es raro es la estrategia que aplican.

En términos de merchandising cuando vestimos a un maniquí y los acomodamos en una vitrina o escaparate; buscamos que las personas sientan que se esta dando una situación de la vida real, que el cerebro límbico del consumidor pueda reconocer de manera inconsciente. Según los estudios realizados por el neurocientífico norteamericano Paul MacLean, el cerebro humano ha evolucionado formando tres capas cerebrales. Cada una de ellas ha logrado conservar su propia inteligencia, sentido de tiempo y espacio, subjetividad y memoria.

La primera de las capas la conocemos como cerebro reptiliano, que es la parte del cerebro más primitiva, actúa como el guardián de la vida pues en ella prima los mayores instintos de supervivencia. La segunda capa es el cerebro límbico cuya función esta relacionada con las respuestas emocionales, el aprendizaje y la memoria. Y finalmente la capa más externa la corteza cerebral o neocórtex, es la sede del pensamiento y de las funciones cognitiva más elevadas. En ella se desarrolla el lenguaje, la planificación, la creatividad, la imaginación, la lógica o el juicio.

Las tres capas están interconectadas y cada uno de ellas tiene una función específica. El neocórtex piensa, el límbico siente, y el reptiliano decide. Comprender como funciona, qué le estimula y saber comunicarnos con él, será sin duda uno de los mayores retos para conquistar al consumidor.

Nosotros somos los consumidores de esta campaña presidencial, nos bombardean constantemente con estrategias de neuromarketing, no permitamos que nuestro voto sea parte de una estrategia.

Yo no soy Fujimorista, pero resalto esta estrategia, que hace que la población de cada región se sienta identificado, motivando la parte límbica cerebral, que va de la mano con la imagen política visual, el código del color como parte de la comunicación no verbal como arma de batalla del marketing personal.

Espero que este 5 de junio no votemos con la parte reptiliana por sobrevivencia, ni con la parte límbica por sentimientos; sino con las tres partes de manera equilibrada e interconectada, que pensemos que nuestra decisión de voto es la mejor para nuestro Perú, y que esta decisión es nuestro futuro.

Keiko.jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s